Ventajas de viajar en tren (sobre todo trabajando)

Antiguamente se asociaba el avión a los viajes de trabajo o de negocios, pero hoy en día la realidad es muy diferente. Las alternativas de transporte han aumentado en todos los países y, por ejemplo, en algunos como España el tren se ha convertido en la mejor forma de viajar a algunos destinos. ¿Quieres saber cuales son las ventajas del tren para viajar?

 

Personalmente pienso que no hay mejor forma de desplazamiento cuando viajas por trabajo. Yo cada vez que tengo que desplazarme a un cliente, si dispongo de opción para viajar en tren de alta velocidad siempre la elijo. Me parece la forma más cómoda y eficiente de desplazarme en estos casos.

 

Ventajas de viajar en tren

 

viajar en tren

 

La puntualidad

Para mi es algo fundamental. Saber que voy a salir a las 7:00 y voy a llegar a las 9:30. Rara vez he sufrido un retraso en tren, nada comparado con la multitud de veces que lo he sufrido viajando en avión o en coche. Es más, el tren de alta velocidad suele contar con un margen de tiempo en todos sus recorridos. En alguna ocasión se ha retrasado unos minutos la salida y no solo hemos llegado en tiempo, sino que llegamos antes de la hora planificada.

 

La flexibilidad

Otra cosa que adoro de este tipo de viajes es la flexibilidad y la facilidad para cambiar los billetes de ave. Odio cuando me tengo que quedar horas esperando en el aeropuerto porque se adelantó el final de la jornada de trabajo y no tengo más opción que ir directo al aeropuerto. En cambio, con los viajes en tren puedo llegar unos minutos antes de que salga el próximo y cambiar mi billete por el otro. ¡Incluso me devuelven la diferencia! Ojo, eso pasa con los trenes en España, que es donde me muevo por trabajo, pero cada país tiene sus redes ferroviarias y sus sistemas. Hay algunos super avanzados como Japón y otros que llegan hasta donde pueden…

 

El ahorro de tiempo en desplazamientos y controles.

Otra ventaja importante es que para la mayoría de los desplazamientos en AVE el tiempo total de trayecto es mucho menor que viajando en avión o en coche. Hay que tener en cuenta que además de la puntualidad el AVE tiene unos controles muchísimo más rápidos que los del aeropuerto, una gestión del embarque mucho más ágil y sobre todo, te deja en el centro de las ciudades, que normalmente están comunicadas directamente con el transporte público. Cuando viajas en avión muchas veces acabas en un aeropuerto a 50 kilómetros de la ciudad a la que te diriges, por lo que mínimo le tienes que sumar una hora extra para cada desplazamiento.

 

La oficina perfecta para trabajar

Si viajas en los trenes de primera hora seguro que has visto a una gran parte del pasaje trabajando con el portátil. Es normal, nadie te molesta con llamadas, estas cómodo y tienes wifi. Es el lugar ideal para hacer los preparativos de última hora (reconócelo, tú también has preparado una presentación durante el mismo trayecto del viaje 😉 ).

 

La cafetería.

No sé a ti, pero a mí el vagón de la cafetería me alegra el viaje. Nunca suelo tomar nada en los asientos de los transportes, no me llama tomarme un café en el asiento del avión o del tren… pero el poder estirar las piernas y darme un paseo hasta allí si que me gusta. Se me hace mucho más ameno el desplazamiento. Ya sé que en coche también puedes parar en la cafetería, pero la diferencia es que aquí sigo desplazándome mientras lo hago y no pierdo tiempo.

 

Creo que no me dejo nada, aunque seguro que tú también le veras alguna ventaja. Si quieres compartirla nos la puedes dejar en los comentarios.

 

Deja un comentario